Ver el futuro con perspectiva

Ver el futuro con perspectiva

Aprender a ver el futuro con perspectiva es un requisito indispensable para quien no quiere padecer ansiedad al dos por tres. En los colegios deberían enseñar pequeñas técnicas, a modo de juego, en las que todo niño sepa ver ese futuro desde un punto de vista que no le origine ansiedad.

En esta ocasión no enseñaré ninguna técnica adaptada para niños, empezaremos enseñando a adultos para que puedan transmitírselo a ellos.

El futuro es algo que, por lo general, ocasiona pánico o ilusión, ¿alguna vez has proyectado tu futuro haciendo las actividades de cualquier día? Lo normal es que no. En el porqué sucede eso está la clave.

La visión de futuro siempre se hace a nivel mental y nuestra mente está desconectada de la realidad. ¿Podría algo desconectado de la realidad saber qué va a sucedernos en un futuro? Evidentemente no.futuro

Se necesita de requisitos especiales para tener una orientación sobré qué acontecerá en tu futuro de forma verídica, pero este no es el tema de hoy. Lo que tenemos claro es que con nuestra mente visualizamos el futuro, y que ella no tiene ni por asomo las cualidades necesarias  para garantizar que este que ve sea certero.

Acertar el futuro con nuestra mente sería como hacer una apuesta con muchas probabilidades. Acertarlas no es más que un juego de azar, pensar lo contrario es irrealista. El futuro no se acierta, se sabe o no se sabe, porque la fuente desde la cual uno pueda acceder, está fuera de cualquier probabilidad.

La mente a la cual le gusta jugar tanto a ser adivina del futuro, le bastaría con un simple cambio de ánimo para que cambien todas las probabilidades. Su técnica se aproxima poco más o menos al juego de la primitiva, valora toda la información y crea posibilidades aproximadas.

Para la mente siempre hay unas posibilidades que pueden suceder con mucha probabilidad, en los juegos de lotería sería equivalente a lo que creo que llaman ¿!números calientes!? (Auque no utilizaré el término “caliente” para este ejemplo porque tu mente igual te conecta con otras ideas).

Como bien sabemos, tu mente no sabe estar quieta mucho rato en el presente, así que se dedica a pasear entre pasado y futuro proyectando lo que buenamente puede.

Dar certeza a las probabilidades que la mente nos muestra es equivalente a dejar tu vida en manos de “los número calientes” ¡Sí! ya sé que dije que no lo iba a volver a utilizar ese término(pero reconoce que es un ejemplo difícil de olvidar). ¿Piensas que la actitud más inteligente es dar certeza a esos números calientes, y que ellos tomen el control de tu vida  mientras te aterrorizas, o creas falsas esperanzas que terminarán en desilusiones?

Si quieres empezar a ver el futuro con perspectiva tienes que dejar de jugar a los números calientes. La mente te mostrará muchas posibilidades, lo mejor es que tomes conciencia de que solo son probabilidades que te muestra y que ella nunca sabe nada con certeza.

Ya sabemos que es lo que no tenemos que hacer, pero ¿qué es lo que hay que hacer? Solo tener en cuenta dos pequeños pero importantes detalles.

  • Tu futuro puede cambiar en un minuto, cualquier pensamiento sobre él siempre será falso, tan solo una probabilidad.
  • Si quieres ser consciente de tu futuro primero has de tener el valor de enfrentarte a tu presente.

¿Cómo vas a enfrentarte a tu presente si vives en el futuro?, ¿cómo vas a ver tu futuro si temes vivir en el presente?Futuro-trabajos-635-GETTY

Resulta contradictorio, o tal vez una locura, imaginar un futuro del cual, o te creas falsas esperanzas, porque nada es certero, o te asustas a consecuencia de tus nefastos pensamientos. Cuando todo ese futuro no son más que probabilidades que carecen de base alguna.

Tener un empeño especial por el futuro, querer saber qué será de ti, qué pasará con esa persona que te quiere, ¿qué…? ¿qué..? ¿qué…? y desconocer que la única causa por la que no vives en el presente es porque te asusta, es sinónimo del gran desconocimiento que tienes de ti mismo.

Se quiere saber un futuro y no solo saber, sino “controlar” antes de que este venga, pero no te has parado nunca a pensar porque quieres controlarlo.

Quieres controlarlo por el simple hecho de que temes terriblemente al presente y no quieres que el futuro sea igual. No importa que estés pasando una buena época, pues temerás que esta cambie. No importa nada, siempre vas a temer, porque no solucionas las cosas en tu presente. El día que no temas a tu presente, el futuro dejará de asustarte.

Ver el futuro con perspectiva no es una cuestión de cambiar un chip, es cuestión de tomar conciencia.

Te dejaré un pequeño ejercicio que pienso te ayudará.

Cinco veces al día, no importa donde estés ni lo que hagas, has de tomar dos respiraciones profundas y hacerte la siguiente pregunta ¿estoy en peligro? Actúas como una persona en peligro, pero rara vez lo estás.

Lucía Ferrándiz

Image504

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.