¿Por qué se tiene miedo a tomar decisiones?

¿Por qué se tiene miedo a tomar decisiones?

Esta mañana, fui a pasear a la playa hasta llegar a un acogedor sitio, donde sirven unos maravillosos cafés con leche, mientras escuchas música jazz.

¡Me encanta! Fijar la mirada sobre el horizonte y observar todo cuanto va apareciendo como si de una pantalla de cine se tratase. Pero hoy, por las circunstancias que fuesen mi mirada se dirigía hacia todas aquellas personas que hacían ejercicio, bien, caminando, corriendo…, sus movimientos posturales me llamaban la atención; los que andan desincronizados de su parte izquierda con la derecha, los que caminan por obligación con rostro serio y cara de sacrificio combinado con resignación, los que corren haciendo más fuerza con sus brazos que con sus piernas, y como no, los que corren y sientes la libertad que te transmiten.

sprint-playa

No me digas por qué, pero por alguna razón, en sus posturas se podía apreciar la persona que fluía con la vida y la que hacía mucho tiempo dejó de hacerlo. Caminar, correr…, no es solo ejercicio, es vibrar con la vida, y se podía apreciar con claridad como la persona que estaba en desintonía con ella, era incapaz de soltarse lo suficiente como para vibrar con el aire que le va impulsando.

Cuerpos retraídos por la vida que retratan una realidad todavía más cruda.

Nuestra vida se basa en las decisiones. Los miedos a tomar esas decisiones cada vez son mayores, así que, la vida, en vez de construirla, se va creando ella sola sin tener en cuenta nuestros anhelos.

Cuando me hablan de miedo a tomar decisiones, sé a ciencia cierta que ese miedo no existe, y que si parten de esa base difícilmente lo van a solucionar. Esto me hace recordar una conversación que tuve con María, una mujer de mediana edad que había vivido menos que una niña por no atreverse jamás a tomar decisiones. decisiones--644x362

María me contaba su vida como si hubiese sido siempre una espectadora. Su historia me conmovió bastante. Ella pensaba que estaba presa del miedo a tomar decisiones y que no podía superar ese miedo. Es entonces cuando le dije:

-María, ¿no te das cuenta que no es miedo lo que sientes, que el miedo es la imagen que ha tomado tu autosabotaje para no dejarte avanzar?

Ella puso cara de sorprendida, a la vez que me cogía de las manos para darme prisa en que le explicase más.

A lo que le continúe diciendo:

-Hay dos cosas que producen ese autosabotaje, y el conocer esas dos cosas es la clave para liberarte de eso que tú llamas miedo y no lo es.

Lo primero es que tú piensas que no estás preparada para triunfar, cada decisión lleva implícita la posibilidad del triunfo. Si crees que no estás preparada, inventarás mil excusas para no dar ese paso, y luego pensarás que es miedo. Y la segunda causa, es que en ti está la asociación de que, cambio, es igual a dolor. Dar un paso hacia ese algo nuevo, cuando se tiene esa asociación, es como tener la sensación de jugar a la ruleta rusa, y por eso huyes.

Ahora has de comprender lo siguiente para superar estas dos pautas:

1- A nadie que no está preparado se le presenta la oportunidad de un cambio.

2- Si cambio es igual a dolor, ¿por qué en tu mirada hay tanto dolor como causa del “no cambio”?

Cambiar solo puede ser una equivocación cuando no confías en ti, porque cuando una persona confía en sí misma, siempre tendrá los medios necesarios para solventar cualquier situación.

Así que, María, cuando comprendas que todo está en tus manos y que no hay decisión que nos haga daño si nosotros no lo permitimos, entonces estarás dispuesta a vivir tu vida en vez de ser espectadora de ella.

De este modo terminó la conversación y nos despedimos.

María en la actualidad vive de acuerdo a sus convicciones, las personas bloqueaban su vida desaparecieron porque ella así lo quiso.

toma-de-decisiones1-1024x682

Hoy, en ese rato de relax en la playa, he podido ver como el fracaso o la victoria se plasma en todos los aspectos de nuestro ser, incluido el físico y que TODO EMPIEZA POR UNA DECISIÓN.

Lucía Ferrándiz

 

 

 

 

 

 

 

Please follow and like us:

6 thoughts on “¿Por qué se tiene miedo a tomar decisiones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.