El equilibrio es la base de nuestra salud

El equilibrio es la base de nuestra salud.

Tienes ganas pero no tienes fuerzas, tienes fuerzas pero no aliciente, cuando tienes ganas y aliciente tu cuerpo es el que no responde, ¿te ha pasado eso alguna vez? Si te ha pasado, no es más que producto de un desequilibrio entre cuerpo, mente y emoción.

Cuando tenemos un aparato mecánico y varias piezas que, aún no estando averiadas funcionan mal o a destiempo , el funcionamiento del aparato será disfuncional. Eso mismo nos sucede a nosotros.

floaties

Hay tres aspectos claves en nosotros que deben funcionar a la perfección y en el mismo sentido.

HECHOS- PENSAMIENTO-EMOCIÓN.

Pensar una cosa y hacer otra, sentir algo y crear pensamientos para bloquear esa emoción, querer decir algo y decir otras cosas, desear algo y actuar como si no te importase…

Esto es semejante a vivir en una casa de locos y pretender salir cuerdo.

Pensar, sentir y hacer deben de ir siempre en la misma dirección, cuando esto no sucede cada aspecto se coloca en una vibración energética diferente, eso hace que nuestro sistema energético intente equilibrar, en ese periodo en el que se lucha por equilibrar, uno puede notar que no se encuentra bien, o que no tiene la misma fuerza y no sabe por qué.

Si eso sucede en una ocasión sería el causante de tres días de indisposición, pero, ¿qué sucede cuando el desequilibrio es a diario? Llegará un momento en que no te sientas bien, física, mental o emocionalmente y no sepas ni que te sucede. Solo sabrás que ya no eres el mismo de antes, que no tienes ese impulso, fuerza, ilusión, alegría, decisión, o incluso que tu físico no te responda como antes.

Pues todo esto, es sencillo de solucionar y cae por su propio peso. ¿Cómo vas a encontrarte bien con tanta contrariedad y vibración energética diferente?

La honestidad comienza con uno mismo, tal vez, hayan personas que por esa misma cuestión se aparten de ti, en ese caso, es lo mejor, no te quepa duda. Pero te empezarás a rodear con personas en que la sinceridad es su forma de ser, y esas personas rara vez te pueden hacer daño, ya que la persona que no se hace daño a si misma, difícilmente se lo hace a otro.Amigos-para-siempre-1024x576

Yo suelo ser una persona que se abre en una relación de amistad, pero cuando no obtengo lo mismo, me aparto, porque eso no es lo que yo quiero. Si tengo amistad, es amistad, no un descafeinado con leche.

Hace mucho tiempo que en una amistad valoro, es más, ¡admiro!, la sinceridad. Porque la persona que se comporta así, es señal de que ella fluye en su vida, y si yo también lo hago, la amistad nos puede enriquecer terriblemente.

Así es como pienso, siento y actúo y conformarme con una amistad que no esté en estos parámetros, sería fallar a mis tres aspectos, y tener que pagar unas consecuencias, que no estoy dispuesta a pagar.

¡Qué bonito! es fluir en la misma dirección en todo lo que haces, y poder compartir eso con los demás, que a la vez también fluyen.

¿Lo demás? Perder el tiempo hipócritamente, con tu vida y con la de los demás.

Ni aún siendo la vida eterna, merecería la pena perder ni un solo instante dejando de ser honesto con uno mismo y con los demás.

Lucía Ferrándiz

Please follow and like us:

6 thoughts on “El equilibrio es la base de nuestra salud

  • Cierto, aunque muchas veces es muy dificil pensar, hacer y sentir en la misma dirección… Porque la mayoría de veces no nos damos ni cuenta de que no vamos en la misma dirección.

    • La mayoría de veces ni siquiera lo tenemos en cuenta, porque tenerlo en cuenta significa tomar conciencia y afortunadamente la conciencia da toques de atención. El problema es cuando ni siquiera sabemos, entonces ¿ qué se puede pedir a quien ignora?

  • Me alegro de leer este post, ya que ultimamente soy mas consciente de estas cosas.Totalmente de acuerdo con las consecuencias que puede conllevar esa discordancia entre esos tres planos. Creo que es un trabajo individual de encontrar ese equilibrio cada día , así que en ello estamos.
    Sin animo de juzgar a nadie porque entiendo que cada uno tiene su evolución,me doy cuenta cada vez más de la hipocresía que tan claramente se ve en algunas personas cuando desde fuera se aprecia esa discordancia entre lo que piensan y lo que dicen y hacen, creo que a veces es muy flagrante aunque ellas no se den cuenta y que complicado se hace cuando nosotros mismos no somos conscientes de ello y desde fuera se ve tan claramente.
    Gracias por el artículo.

    • Efectivamente es un trabajo del día a día, el equilibrio no se alcanza de la noche a la mañana, pero la simple toma de conciencia puede hacer que a pasos agigantados se vaya consiguiendo ese equilibrio.

      Es más fácil verlo en los demás, sobre todo cuando eres consciente de ello, pero eso se puede utilizar como aprendizaje, porque sus errores son también los nuestros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.