La Pasión

Las pasiones

 

Nunca he conocido término más confuso que el de la pasión. Condenado por unos, necesario para otros, pero nunca tuve claridad sobre a qué se le llama pasión. Se confunde con el deseo, se malinterpreta su función, se condena su ímpetu. Pero, ¿qué es realmente la pasión?

 

La verdad es que no tiene definición, o si la tiene es muy confusa.

 

El amor es otro término difícil de definir, hay mil formas de hacerlo y ninguno tiene la capacidad de definirlo. En la historia los maestros al responder a qué era el amor, lo hacían con un silencio, es la respuesta más inteligente que he leído hasta el momento.

 

Si no tiene términos correctos de definición no voy a estropear el concepto de “la pasión” intentando ponerle un término. Pero si se puede definir con ejemplos.

 

La pasión se une al deseo, pero no necesariamente. En cambio, la pasión va implícita al amor.

 

Imaginemos una escala del 1 al 1000. Ahora imaginemos hechos en los que la pasión se puede manifestar. Trabajo y amor que son los más habituales, por ejemplo.

 

Cuando una persona realiza su trabajo, dependiendo de si le gusta o no, su nivel de implicación sería del 1 al 25 según la escala. Cuando ese trabajo se hace con pasión, también dependiendo la pasión que se le ponga, puede pasar del 25 al 1000.

En el amor es un poco distinto a nivel de escala, porque la escala normal sería del 1 al 500, añadiendo la pasión del 500 al 1000.

 

 Aclaremos estos términos.

 

La pasión añade, no va sola. Al trabajo le añade implicación, al igual que al amor. La pasión siempre necesita compañera. Sino sería pasión a qué.

 

De ahí la confusión de términos, ya que para el que considera la pasión en cuestiones de trabajo, le pone la etiqueta de buena, si hablamos de sexo, para unos es muy positivo para otros puro vicio. Por tanto, cuando se habla de pasión no hay claridad. ¿Es buena?, ¿es mala?, dependerá de cada cual.

Seguimos aclarando, si la pasión es un valor añadido, no un término que funcione solo. Si ésta varia en intensidad. Podríamos decir, que la pasión puede ejercer la función de un motor añadido, aumentando la implicación de la emoción a la que se une.

 

Es como echar más leña al fuego. Pero no es el fuego.

 

Entonces, ¿qué es la pasión?

 

La pasión es otra forma de amor. No significa que le dé más amor al amor, eso sería imposible, por eso digo que es otra forma, es añadir amor al amor. Digamos que el amor es el factor “x” y la pasión el factor “y” amor y pasión sería “x+y”

 

¿Qué es necesario para que se manifieste la pasión?

 

Solo una cosa, que lo que hagas o ames sea tan importante como tú mismo. Se produce una entrega total. Las dos fuerzas se unen. Si haces o amas pero no hasta ese punto, en tu vida nunca habrá pasión.

No hay que confundir el sexo con pasión, con sexo con deseo. Hay varias diferencias:

 

– El deseo se apaga al conseguir el propósito, la pasión no. Esta es la más importante. La pasión ama más y mejor.

 

– El deseo te hace cometer errores, la pasión no. El deseo te puede llevar a hacer el amor con alguien que entre en alguno de tus apartados o estereotipos de “no está mal”, la pasión jamás.

 

– El deseo una vez pasado, hace que acudan sentimiento de arrepentimiento. La pasión entra en éxtasis.

 

Se podría hablar mucho más sobre todo esto, pero por hoy va bien.

Un abrazo

 

Lucia Ferrándiz

copyright
Please follow and like us:

Deja un comentario